jueves, 12 de junio de 2014

Iniciamos la gira de medios promoviendo el XV Certamen de Literatura en Radio Activa


El pasado Martes 10 de junio dimos inicio a la gira de medios para promover el XV Certamen de Literatura en Cuento y Poesía titulado: "El Heroísmo de Vivir con Valores y Conectarte con la Paz"... y lo hicimos con nuestros buenos amigos de Radio Activa.
Estuvimos compartiendo un poco sobre qué es Nueva Acrópolis, un poco sobre la Historia del Certamen de Literatura, las Bases del Certamen, los Premios y más.
Al mismo tiempo tuvimos la oportunidad de interactuar con los radioescuchas de Radio Activa quienes realizaron preguntas y nos enviaron saludos a través de las redes sociales.
Agradecemos a Radio Activa el espacio para promover el evento y su apoyo al mismo. Compartimos algunas de las fotografías que nos tomaron en la radio.

lunes, 2 de junio de 2014

¿Para qué nos sirve el dolor?

Hay una pregunta que, calladamente o en voz alta, solemos formularnos varias veces al día, muchas, demasiadas veces en la vida. ¿Por qué sufren los hombres? ¿Por qué existe el dolor?

¿Para qué sirve el dolor?Esta pregunta señala una realidad de la que nos es imposible escapar. Todos sufren; por una u otra razón, todos sangran en su corazón e intentan vanamente apresar una felicidad concebida como una sucesión ininterrumpida de gozos y satisfacciones.

Viene a mi memoria una parábola del budismo que siempre me ha impresionado; aparece en los libros bajo el nombre de “EL GRANO DE MOSTAZA”. Y, en síntesis, refleja el dolor de una madre que ha perdido a su hijo pero que, sin embargo, confía en volverlo a la vida gracias a las artes mágicas del Buda. Este no desalienta a la madre; sólo le pide que para resucitar a su hijo le consiga un grano de mostaza obtenido en un hogar donde no se conozca la desgracia... El final de la parábola es evidente: el grano de mostaza, ese grano tan especial, jamás aparecerá, y el dolor de la madre se verá mitigado en parte, al comprobar cuántos y cuán grandes son también los sufrimientos de todos los demás seres humanos.

Pero el hecho de que todos los hombre sufran no quita ni explica la realidad del sufrimiento. Y otra vez nos preguntamos, ¿Por qué?

Viejas enseñanzas –más viejas aún que la parábola citada- nos ayudan a penetrar en el intrincado laberinto del dolor. En general se nos indica que el sufrimiento es el resultado de la ignorancia. Así, sumamos dolor tras dolor, es decir, a los hechos dolorosos en sí, sumamos el desconocimiento de las causas que han motivado esos hechos: no somos capaces de llegar hasta las raíces de las cosas para descubrir la procedencia profunda de aquello que nos preocupa; simplemente nos quedamos en la superficie del dolor, allí donde más se siente, y allí donde más se manifiesta la impotencia para salir de la trampa. Ignoramos la causa de lo que nos sucede, y nos ignoramos a nosotros mismos, sumando una doble incapacidad de acción positiva.

Asimismo desconocemos otras leyes fundamentales de la Naturaleza, y una vez más, por ignorancia, acrecentamos nuestro dolor. Deberíamos saber que ningún dolor es eterno, que ningún dolor se mantiene ante el embate de una voluntad constructiva. Nada, ni dolor, ni felicidad, puede durar eternamente en el mismo estado. Hay que aprender, pues, a jugar con el Tiempo para hallar una de las posibles salidas del laberinto.

El dolor de lo porvenir no tiene cabida en el presente, ya que es un sufrimiento inútil, antes de tiempo y, tal vez, sin razón de ser. Es verdad que en el presente ya se está gestando el futuro, pero también es verdad que el temor del futuro es germen de futuros males, mientras que la voluntad firme y positiva da lugar a circunstancias más favorables que también pueden gestarse en el presente.

El dolor de las cosas pasadas, es como intentar mantener el cadáver de un ser querido en nuestra casa, repitiéndonos constantemente que no ha muerto, volviendo mil veces los ojos a la irrealidad de un cuerpo que no existe y desconociendo la otra realidad espiritual que sí existe.

Y en cuanto al dolor del presente, es apenas una punzada que en breve se hunde en el pasado, para dejar lugar al futuro.

Por eso decía un sabio que los hombres somos capaces de sufrir tres veces por la misma cosa: esperando que suceda, mientras sucede y después que ha sucedido. Asi se refuerza la tesis de “la ignorancia como madre de todos los dolores”.
Para los orientales siguiendo con la tónica de la parábola budista, “EL DOLOR ES VEHÍCULO DE CONCIENCIA”, lo que equivale decir que todo sufrimiento encierra una enseñanza necesaria para nuestra evolución.

El dolor es el que obliga a detenernos y a preguntarnos acerca de las cosas. Sin el dolor, jamás nos diríamos, como tantas veces lo hacemos: “¿Por qué a mí?”, para advertir seguidamente que no es “a mí” solamente...Sin el dolor, no nos propondríamos indagar en las leyes ocultas que mueven todas las cosas, hechos y personas.

Por poco que volvamos los ojos, encontraremos sufrimiento: sufre la semilla que estalla para dar lugar al árbol, sufre el hielo que se derrite con el calor y el agua que se endurece con el frío, y sufre el hombre que, para evolucionar, tiene que romper las pieles viejas de su cárcel de materia.

Pero tras todos estos sufrimientos se esconde una felicidad desconocida: La plenitud de la Semilla, del agua, del alma Humana que descubren en medio de las tinieblas, la luz segura de su propio Destino.


Extraído del libro "El héroe cotidiano" - Reflexiones de un Filósofo

sábado, 31 de mayo de 2014

El Arte de Saber Escuchar

El Arte de Saber Escuchar Nueva Acrópolis Santa AnaEl que sólo se escucha a sí mismo, el que sólo aprecia sus propias ideas y se siente atraído por el sonido de su propia voz, el que no concede importancia a la existencia de otras personas y las usa apenas como pantalla para reflejar sus palabras, jamás podrá conversar, ni entablar una saludable relación humana.

Hay que sabe escuchar. No hace falta ser mudo ni retraído, sino hacer gala de esa facultad exquisita del que toma en consideración al que tiene delante, al que busca una relación tanto como la busca uno mismo.

Escuchar es un arte: requiere prestar atención, valorar lo que los otros nos dicen, entender por qué nos dicen las cosas que nos dicen, leer en los ojos del que habla tanto como se escuchan sus palabras, colaborar en silencio con gestos que indiquen nuestra activa participación en el diálogo.

Escuchar es poder comparar con lo que nosotros pensamos y tener la oportunidad de calibrar, tras esa comparación, el peso de nuestros pensamientos.

Escuchar es saber intervenir en el momento oportuno, sin interrumpir bruscamente y sin pasar por alto lo que el otro está diciendo. Es responder partiendo de aquello que nos han dicho y formar un hilo inteligente, para que la conversación tenga un sentido, es decir, un principio, un medio y un final.

Escuchar es comprender y comprendernos...

El que es capaz de conversar, alternando ingeniosamente sus intervenciones con la de los demás, el que escucha otra tanto o más que a sí mismo, sabe recoger tesoros en todos los rincones y de todos los minutos de la vida. Desarrolla la observación, la paciencia, el respeto y la capacidad de pensar

Saber escuchar es la mejor manera de saber hablar.

Delia Steinberg Guzmán
Directora Internacional de Nueva Acrópolis

viernes, 23 de mayo de 2014

Conferencia: Cómo Reconocer una Verdadera Amistad

La Verdadera Amistad a Través del Tiempo


Durante siglos, de una forma u otra, se han expresado los más elevados elogios a la amistad. Lo han hecho así filósofos y literatos, poetas y hombres de todo tipo, hasta llegar a nuestros días en los que seguimos escuchando o leyendo aquello de la amistad como vínculo sagrado.

Por eso, llevamos a cabo el pasado 23 de mayo de 2014 La Conferencia: Cómo Reconocer una Verdadera Amistad, en nuestras instalaciones Nueva Acrópolis filial Santa Ana.

Aprendimos a diferenciar los siguientes  tipos de amistades:

-Amigos por Conveniencia, la cual  descubrimos que tiene intereses de por medio ya sean económicos o  emocionales. Una vez  que  este interés desaparezca la “amistad” también lo hará.

-Amigos por placer de sus compañeros. Son los típicos amigos que son “pañuelágrimas” aquello que escuchan penas problemas  y entre menos opinan se les considera “mejores amigos”.

-Amistades Románticas, estas son aquellas que las une y a las vez separa la atracción física.

-Amistades con finalidad, conocimos que esta amistad es la misma amistad Filosófica, aquella que es inegoista, cuyo único interés es  conocerse verdaderamente uno con el otro, compartiendo, más que gustos, ideales de vida y de servicio.  La mistad filosófica es el impulso a que cada uno sea cada vez mejor persona, es decir nos hace  crecer mutuamente.


Concluimos que la Amistad filosófica  es la única amistad verdadera, aquella que perdura en el tiempo. Además nos divertimos realizando diversas dinámicas como el Reto del Tan Gram.

martes, 25 de marzo de 2014

Conferencia: Soluciones Antiguas para Problemas de todos los Tiempos

Conoce con nosotros los tips de grandes filósofos y líderes de la Historia sobre problemas como: El Manejo del Tiempo, El Estrés, La Ansiedad, Los Miedos, Cómo superar el Dolor y la Muerte, El Fracaso, Cómo crear una mejor sociedad y mucho más...

En 2 Presentaciones:

Conferencia: Soluciones Antiguas para Problemas de todos los Tiempos


Fecha: Jueves 27 de Marzo
Hora: 4:30pm
ENTRADA GRATIS
Lugar: Museo de Anatomía UNASA










Conferencia: Soluciones Antiguas para Problemas de todos los Tiempos


Fecha: Viernes 28 de Marzo
Hora: 4pm
ENTRADA GRATIS
Lugar: Nueva Acrópolis Filial Santa Ana

Talleres de Danza Árabe

Talleres de Danza Árabe¡Enamórate de la Danza Árabe! 
Nueva Acrópolis Santa Ana y Grupo Isis Danza Arabete invitan a los Talleres de Danza Arabe donde aprenderás a tener mejor postura, conocerás las bases de la danza árabe y sus características, dominio corporal y muchas cosas más. 

Aprende esta bellísima Danza Oriental a través de estos 2 Talleres:
- Taller para Principiantes
- Taller de Percusión

Impartido por: Alexandra Linares
Instructora de Isis Bellydancers quien ha recibido talleres con grandes exponentes de la danza oriental como: Sadie Marquardt, Al Rachid, Isela Madriz y Cesar Alejandro Insaurralde.
¡¡¡Ven y disfruta del hermoso Arte de la Danza Oriental!!!

Ambos talleres se darán en 2 fechas. Elige la que más te convenga. ¡CUPO LIMITADO!

viernes, 21 de febrero de 2014

Hombres y Mujeres ¿Por què somos tan diferentes? Conferencia: Los Hombres son de Marte y Las Mujeres de Venus


En celebración al mes del día del Amor y la Amistad, el pasado 21 de febrero del presente año llevamos a cabo  nuestra conferencia mensual denominada: “Los Hombres son de Marte y las Mujeres de Venus”; realizada en Nueva Acrópolis Filial Santa Ana, basada en el libro de John Gray que lleva el mismo título.
Algunos de los temas fueron:

- Los estereotipos acerca del Hombre y la Mujer
- ¿Qué necesidades tiene la mujer? ¿Qué necesidades tiene el hombre?
- El funcionamiento de dos planetas distintos
- Los típicos errores en la comunicación

“Tanto  el hombre y la Mujer son muy diferentes, pero son éstas diferencias las que las complementan” expresó el conferencista.

Además realizamos dinámicas con el público asistente de situaciones que suelen darse entre hombres y mujeres en las cuales logramos identificarnos… y conocimos  Prácticos Tips para mejorar nuestras relaciones interpersonales con el sexo opuesto e incrementar la armonía y la empatía.



¿Deseas ampliar y conocer más sobre estos temas? Asiste al Curso de Liderazgo y Filosofía: Conéctate! Pide mayor información a los teléfonos: +(503) 2440-1849 o al Celular y Whatsapp 7842-9254.

Síguenos también en las redes sociales


Twitter: @acropolissa

sábado, 15 de febrero de 2014

A propósito del Amor... ¿Sabemos amar?


Búsqueda de la unidad perdida, sentimiento de exaltación o pasión estética, es un motor que impulsa al ser humano a perseguir lo que no tiene. El amor y la felicidad están íntimamente unidos. 
El hombre siempre se ha interesado por el amor: qué significa, qué alcance tiene, cuál es su profundidad y, sobre todo, su relación con la felicidad. Es como si el hombre, al encontrar el amor, hallase la felicidad al mismo tiempo.
Decían los viejos filósofos que el hombre busca lo que no tiene, y que ama lo que le falta; como se siente incompleto, tiende hacia aquello que considera importante para sentirse plenamente humano en su totalidad.
El amor es una profunda necesidad de unión con aquello que nos falta. Aunque sentimiento por excelencia, es una manifestación de la carencia de los hombres. No se ama lo que se tiene; lo que se tiene está simplemente con o dentro de nosotros, formando parte de uno mismo.
Se ama lo que nos completa, lo que agrega a nosotros aquello que no tenemos. Por eso el ignorante ama la sabiduría y el sabio ama la ingenuidad de la ignorancia.
El amor no es esencialmente una relación con una persona específica; es una actitud, una orientación del carácter que determina el tipo de relación de una persona con el mundo como totalidad, no con un "objeto amoroso". Si una persona ama a otra solamente, y es indiferente al resto de sus semejantes, su amor no es total, sino un tipo de relación simbiótica o un egoísmo ampliado. Sin embargo, la mayoría de la gente supone que el amor está constituido por el objeto, no por la facultad. Cree que amar es sencillo y lo difícil es encontrar un objeto apropiado para amar o para ser amado por él.
Puede compararse esa actitud con el hombre que quiere pintar, pero que en lugar de aprender el arte piensa que debe esperar el objeto adecuado y que pintará maravillosamente bien cuando lo encuentre.
La satisfacción en el amor individual no puede lograrse sin capacidad de amor al prójimo, humildad, coraje, fe, disciplina... En una cultura en la cual estas cualidades son raras, también ha de ser rara la capacidad de amar. De hecho, para la mayoría de las personas, el problema del amor consiste fundamentalmente en ser amado y no en amar.
El amor es preocuparse porque la otra persona crezca y se desarrolle tal como es, no como se necesita que sea, como un objeto para el uso particular.
Es un arte y debe aprenderse igual que la Pintura, la Música o la Literatura.
Según Platón, Eros, el más antiguo de los dioses, era el Amor primigenio, la fuerza primordial de cohesión. Para la Mitología griega, cuando el mundo no existía, cuando todo era caos, cuando las cosas estaban en potencia nace un impulso, una fuerza tremenda que es capaz de ordenarlo todo, de unirlo, de darle forma y vida. Una vez que Eros ordena todo el Universo, empieza a plasmarlo en distintos planos, como si fuesen escalones que van descendiendo desde un altísimo y sutilísimo Cielo hasta una tierra muy concreta, visible y palpable que es aquella donde nosotros nos encontramos. Eros se encarga de que en cada plano haya alguna forma especial de amor, que se exprese de una forma apropiada a ese nivel.
Afirma Platón que hace muchos miles de años, cuando el Dios primero gestó nuestro Universo, comenzaron a dividirse las almas de los hombres, hasta llegar a los miles y miles de almas que habitan sobre la Tierra. Estas almas que se fueron dividiendo sentían como si hubiesen perdido algo, como si a cada una le faltase su mitad. De ahí el concepto de las almas gemelas y del amor como esa necesidad que sentimos todos los humanos de encontrar aquello que una vez formó parte de nosotros pero que no encontramos ahora.
El amor era ni más ni menos que la búsqueda de la unidad perdida, de la armonía por oposición y por semejanza. Por oposición, porque a todos nos falta una mitad; la semejanza está dada en la afinidad espiritual, aquella que hizo que alguna vez dos almas fueran una, por lo que necesitan encontrarse otra vez. Pero nosotros utilizamos la misma palabra para todos los niveles; para referirnos a una exaltación mística, a un entusiasmo estético o a esa pasión que sentimos de saber más y penetrar en los misterios de la Naturaleza. También son amor los múltiples estados de afección, cariño o apego a otros seres humanos, a una ciudad, a una casa, a un libro, a un animal.
Cuando se ama a alguien se ven cosas que nadie ve. Dicen que el amor es ciego. No, el amor abre los ojos. El hombre que ama a una mujer la encuentra semejante a una divinidad... ¿se equivoca? En apariencia, sí. Pero en realidad, si alguien parece exagerar las cualidades del ser que ama es porque lo ve como Dios lo creó en el origen y tal como será al final de su evolución, cuando vuelva de nuevo al seno del Eterno.
Platón afirma que si el amor se expresa en todos los planos del Universo, es lógico que también se exprese en el plano físico. Solemos caer en la simpleza de pensar que para el amor platónico, todo lo que fuera sexo era automáticamente rechazado, y no es así. En la época de Platón también había hombres y mujeres que se buscaban y se amaban, y trataban de expresarlo bajo todas las formas posibles. Pero si el amor se expresa en todos los planos del ser humano, intentemos desarrollarlo en los superiores, en la captación de los elementos a los que tiende el alma, ya que son más duraderos y auténticos.

domingo, 9 de febrero de 2014

El Efecto Placebo ¿Por qué me he curado?

Nadie está libre de padecer alguna enfermedad en algún momento de la vida, y de ahí el interés general por encontrar la fórmula para recuperar la salud. Son varias las perspectivas desde las que se estudia este problema. Una de las más interesantes, quizá por el protagonismo del paciente en la curación o por las controversias que desata, es el llamado efecto placebo.
El efecto placebo es un tema que lleva generando controversia desde hace décadas. Un placebo se puede definir como una sustancia inocua que, careciendo por sí misma de acción terapéutica, produce algún efecto curativo en el enfermo si este la recibe convencido de que esta sustancia posee realmente dicha acción; es decir, el placebo presenta un efecto terapéutico derivado de la creencia o expectativa del paciente en su eficacia. En esta descripción aparecen dos aspectos clave: el placebo no posee acción terapéutica por sí mismo y el paciente tiene que estar convencido de su eficacia.
Vamos a exponer las posiciones que mantienen al respecto las distintas partes interesadas en dar una explicación a esta cuestión.

Industria farmacéutica y medicina convencional

Mantienen que admitir un efecto curativo consecuencia de la creencia del paciente en mejorar es como afirmar que las personas tenemos el poder de curarnos a nosotros mismos a través de una aptitud y pensamientos positivos de mejora y recuperación de la salud. Pero, ese efecto terapéutico, ¿podría tener origen en las llamadas capacidades ocultas de la mente?
La poderosa industria farmacéutica rechaza de plano una respuesta positiva a esta pregunta por las consecuencias nefastas que tendría para su negocio reconocer dichas facultades mentales, y en consecuencia, ofrece una serie de explicaciones para obviar esa posibilidad. En su tarea de investigación para comercializar nuevos fármacos necesita utilizar un placebo para comprobar la eficacia de un medicamento, y en los ensayos clínicos los nuevos fármacos se deben comparar con sustancias que no son activas. Se trata de conocer el porcentaje de pacientes que se curan sin tratamiento para la enfermedad en estudio y así podemos descontar de la aparente eficacia del medicamento las curaciones que se darían de todas formas.
En este punto se presenta una paradoja para la industria de los medicamentos: en los ensayos clínicos es necesario utilizar el placebo para definir la utilidad clínica del nuevo fármaco, y en este proceso aparece el “efecto placebo”, que se convierte en una consecuencia perjudicial para los intereses económicos de la industria médica. Esta argumenta que ese porcentaje de “curaciones espontáneas” se puede atribuir a la historia natural de la enfermedad o al curso que sigue una enfermedad sin tratamiento; también alude a una mejor y mayor atención médica en el seno de los ensayos clínicos, que redunda en un mejor cumplimiento de las medidas terapéuticas por el paciente, y por último, a la actitud positiva del paciente: al creer que está siendo tratado con un medicamento activo, promueve la recuperación a través de mejorar el cumplimiento de los consejos médicos.
Entonces, si descontamos el efecto de la historia natural de la enfermedad, el de la interacción con el personal sanitario y el producido por la actitud positiva del paciente ante la enfermedad, el efecto placebo quedaría circunscrito a la mejoría causada por la expectativa que tiene el paciente de curarse al creer que está siendo realmente tratado, y podríamos llamarlo ahora “el efecto de la expectativa de mejorar”. Se reconoce, entonces, cierto efecto de mejora; ahora se trata de otorgarle la menor importancia posible y vincularlo con procesos bioquímicos que ocurren en nuestro cerebro.
Después de diferentes estudios, llegan a la conclusión de que la expectativa del paciente en su propia mejora puede influir en el alivio del dolor, aunque no parece que pueda curar ninguna enfermedad; además, estudios con técnicas exploratorias de imagen cerebral han confirmado la relación entre el efecto analgésico de la expectativa de alivio y los opioides endógenos (los segrega nuestro organismo). Ya tenemos una causa neuroquímica para explicar el efecto analgésico. Podríamos decir que el efecto placebo es una respuesta anticipada del cerebro (alivio del dolor) a la recompensa que va a obtener (mejora de la enfermedad).
En resumen, la industria farmacéutica sugiere que existe un efecto placebo en el alivio del dolor, pero no existen indicios razonables de que cure enfermedades, y este efecto placebo analgésico puede explicarse mediante mecanismos neurobiológicos. Estas conclusiones sirven de base para desprestigiar a las medicinas alternativas (homeopatía, acupuntura….) argumentando que su posible eficacia se debe simplemente al efecto placebo, no tienen ningún efecto específico causado por ellas mismas y, por tanto, es razón suficiente para no confiar en ellas porque este mismo efecto placebo actúa igualmente en el caso de cualquier tratamiento con medicamentos.

Psicología

Explica el efecto placebo como el resultado de una profunda convicción subjetiva (sugestión) basada en la eficacia de un fármaco, e incluye todo el acto médico en su conjunto, de manera que se configura el campo anímico y emocional del paciente. Al contrario que en la explicación neuroquímica anterior, es el factor psicológico operado por la sugestión quien moviliza y dirige a los sistemas nervioso, inmunológico y endocrino, poniendo de manifiesto su interrelación. El poder está dentro del enfermo, en su ánimo, en su psiquismo, solo tiene que saber cómo utilizarlo para sanarse.
Esta influencia psíquica no solo es eficaz en el paciente, sino que actúa también en el personal médico que interviene en los ensayos clínicos. Un estudio clásico que acredita lo anterior es el siguiente: se formaron dos grupos de médicos que no tenían relación entre sí en distintos hospitales; a uno de ellos se le indicó que administrarían un fármaco que había dado un resultado relativo en laboratorio, y al otro grupo se le informó de una eficacia muy superior. En realidad, la eficacia del fármaco estaba entre ambos. Lo administraron a pacientes que presentaban la misma patología. El grupo de pacientes cuyo médico tenía confianza en el fármaco superó en resultados positivos al otro grupo. Otro estudio, también clásico, revela que la eficacia de una terapia médica puede mejorar entre un 25% y un 75% si se comunican al paciente estos tres aspectos: que el tratamiento es muy potente, que su administración es complicada y, finalmente, que la terapia a seguir es muy moderna y eficaz.

La nueva biología

efecto-placebo-2Presenta un tratamiento de las interacciones celulares holístico-cuántico, considerando todos los elementos que pueden interactuar con las mismas y no solo las sustancias químicas (visión reduccionista). La visión holística considera nuestro organismo inmerso en una complicada red de interacciones de campos de energía interdependientes. Estas fuerzas invisibles afectan profundamente a todas y cada una de las facetas de la regulación biológica.
La nueva física nos dice que materia y energía están íntimamente relacionadas y que el poder de influencia de la energía sobre la materia es muchísimo mayor que el que ejercen las sustancias químicas (se calcula que unas cien veces más eficaz e infinitamente más rápida). No es difícil sospechar qué tipo de terapias serán más eficaces para sanar nuestro cuerpo. De hecho, hay suficientes pruebas científicas para suponer que podríamos utilizar las ondas (energía) como agentes terapéuticos de la misma manera que modificamos estructuras químicas biológicas con fármacos.
Esta previa argumentación nos sirve para contextualizar el efecto placebo desde el punto de vista de la nueva biología. La expectativa de mejora del paciente o el poderoso poder subjetivo de sugestión radican en nuestra psique, de donde emanan nuestros pensamientos y emociones, energía sutilísima y poderosa que influye de manera directa en el control que el cerebro físico ejerce sobre la fisiología corporal.
Tanto la visión de la psicología como de la nueva ciencia coinciden con el tratamiento que han dado las civilizaciones y tradiciones antiguas al poder de nuestro mundo psíquico y su capacidad para sanar el cuerpo a través de las técnicas apropiadas. Solo por citar alguna de ellas, en el mundo griego consideraban el alma (psique) como el elemento que insufla vida al cuerpo (soma), y que ambos en conjunto deben considerarse integrados en la totalidad, tanto interna como externa. Así, Platón afirmaba en el Fedro que no se puede sanar el cuerpo sin conocer previamente el alma. Añadía también que deberíamos comprender además cómo se relaciona con el Todo.
Si tomamos ahora alguna referencia de Oriente, podemos citar a Siddharta Gautama, “el Buda”, quien nos revela en uno de los libros que recogen sus enseñanzas, el Dhammapada (Senda de la Ley) y en lugar preeminente, que “las condiciones en las cuales nos hallamos son el resultado de lo que hemos pensado, quedan fundadas en la mente, son forjadas por ella”. De acuerdo a estas filosofías del pasado, pero vigentes en la actualidad, tanto un estado de buena salud como la enfermedad van a radicar en nuestra esfera psíquica, y esto es importante porque tenemos la posibilidad de intervenir a través de nuestra mente consciente eligiendo aquellos pensamientos y emociones que contribuyan a tener un cuerpo sano y una vida saludable en su integridad.
Bibliografía
La biología de la creencia. (Dr. Bruce H. Lipton,2007)

lunes, 27 de enero de 2014

¿Cómo tomar mejores desiciones?

¿Recuerdan cuando eran unos pequeños niños? Quizá, no muy detalladamente pero sí recordarás que, lo único que te preocupaba era que tus padres no te regañaran por alguna picardía que habías cometido, o quizá cuando estabas en primaria, tu preocupación era hacer las tareas que te habían dejado tus profesores, como dibujar las letras del abecedario, colorear sin salirte de la raya... Pero a medida que vamos creciendo, nuestras responsabilidades crecen (¿Será así?, ¿o quizá nuestro ego ya desarrollado nos dice que así es?), y por ende, nuestras preocupaciones también y nuestra toma de decisiones importantes tocan cada vez más seguido a nuestra puerta.
A veces, nos encontramos con que debemos tomar decisiones importantes rápidamente sin dejar a relucir mucha reflexión.
Bueno, aquí te dejo una serie de preguntas que debemos contestarnos para tomar mejores decisiones, y que yo mismo también he usado a la hora de tomar una decisión, y déjame decirte que, me ha servido mucho.
Primero que nada, todo esto tienes que escribirlo en un papel, no basta con solo reflexionar, hace falta PLASMARLO.
Muy bien, aquí está.

Pregunta 1. ¿Qué es lo que me preocupa?
Escribir claramente cuál es la situación en la que te encuentras y porqué te estás preocupando.

Pregunta 2. ¿Cuáles son las posibles soluciones al problema?
Aquí, pueden haber muchas variantes, pero siempre, siempre tienes que encontrarle una solución al problema, sino, como último recurso es "Nada, no puedo hacer nada." Y como dice un proverbio árabe: "Si tiene solución, ¿por qué te preocupas? Y si no la tiene, ¿por qué te preocupas?"
Bien, a lo que voy con esto es que, claro, hay cosas que quizá no podamos resolver, pero de que no podamos resolver algo que no está a nuestro alcance no significa que debamos preocuparnos o  martirizar nuestra existencia por algo que está fuera de nuestras manos.
Aquí también podemos poner todas las posibles soluciones, desde las más absurdas hasta las que creamos mejores.

Pregunta 3. ¿Qué haré yo en relación a mis soluciones?
Y aquí el paso último y definitivo: ACCIONAR.
Aquí tomas la decisión de resolver el problema definitivamente, sin titubear, sin parar a medio camino, porque lo más importante es que nosotros nos aferremos a esa decisión hasta el final.
¡Claro! Podremos o no equivocarnos ¿Y qué? ¿Qué perdemos con equivocarnos? Es más, siempre ganamos, ¿No me crees? Mira, pueden ocurrir 2 cosas y sólo esas 2:
1. Resuelves exitosamente el problema.
2. No lo resuelves, pero ganas EXPERIENCIA.
¿Entonces de qué temer? Ésa experiencia ganada hará que vayas teniendo mejor discernimiento a la hora de tomar decisiones.

Esto es más una forma de aprendizaje y cambio de hábitos, ya que todo empieza con escribirlo en papel y será exitoso siempre y cuando accionemos bien.
Espero te sirva, saludos :)

Reflexionar serena, muy serenamente, es mejor que tomar decisiones desesperadas.
Franz Kafka

viernes, 24 de enero de 2014

La Ceremonia del Té




"La ceremonia del té consiste en hervir agua, preparar té y beberlo". Esa fue la respuesta que dio Rikyu, el legendario maestro del té, cuando le preguntaron en qué consiste el arte que practica.
Para los occidentales nos resulta muy difícil de entender cómo algo tan cotidiano puede ser considerado un arte. Lo que ocurre es que, precisamente en el hecho de la trascendencia de lo que se hace, por más cotidiano que sea, radica el sentido del arte. 
Para el japonés tradicional, el arte consiste en el camino, en el sentido con el que se hacen las cosas; no importa qué se hace, sino cómo. Lo importante es alcanzar la maestría y no importa en qué. Este camino, el "Do" (Tao para los chinos), es el mismo en todas las artes y ciencias. Es el sendero que conduce hacia el satori, hacia la integración del hombre con las leyes naturales, con el sentido de la naturaleza.

Por lo dicho, la ceremonia del té o Sado tampoco es hacer de algo cotidiano algo "bonito". Beber el té con el corazón sería hacer que eso que es cotidiano, al intervenir el arte, traspase la esfera de lo mundano para convertirlo en una ceremonia, cuya estética deviene de una ética basada en criterios que solo se pueden aplicar cuando se viven, cuando son parte de quien los manifiesta. Quien es capaz de aquéllo, es un maestro.

El dar en el blanco con una flecha, el vencer a un rival con un solo movimiento, el hacer un corte en la madera una vez y bien hecho, así como la perfección al servir el té, son la manifestación de ese dominio de sí mismo, consecuencia exterior de una vivencia interior. Por esto la técnica no es lo más importante.

El "palacio" del té es una choza, una cabaña donde el más noble de los hombres es obligado a entrar con humildad, a arrodillarse para entrar. A través de un agujero de 60 por 80 centímetros, absolutamente todos los comensales de esta ceremonia deben someterse a "entrar a gatas", a cambiar su estado de conciencia dejando afuera los problemas del mundo exterior junto con sus zapatos y sus armas. Están entrando a un espacio sagrado, y durante la ceremonia, lo cotidiano no existe: si algo se hace, es sagrado; si algo se dice, es sagrado.

Los materiales y la forma en la que ha sido trabajado este "palacio" crean un ambiente que es capaz de transformar en música los tonos del agua al hervir, que permiten que se escuche cómo el carbón es abrasado. Los colores de la piedra, la madera, la paja y el papel, opacos como la piel del japonés, tamizan la luz, el sonido y los aromas con firmeza y suavidad al mismo tiempo. El sabor de cada bocado ofrecido se adapta a la situación y al individuo.

La austeridad del sitio es coherente con su sentido y adecuado al carácter de su anfitrión, como todo lo destinado al encuentro: la vestimenta, la decoración, los utensilios, el jardín…. Todo es adecuado a esta celebración y a estos invitados, no a los de ayer ni a los de mañana.

Así se genera un mágico equilibrio que condiciona los sentidos hacia la percepción de lo invisible, del vacío, de aquello que está en cada elemento que conforma el espacio, como en la vida del maestro.

Todo tiene un sentido, una misma tendencia; cada parte, independientemente o conjugada, está en armonía con el todo...

La conducta de uno debe ser natural e imperceptible.
Las flores deben concordar fácil y placenteramente con el salón.
Los utensilios de té deben reflejar la edad o juventud de los invitados.
Los arreglos del salón del té deben ser tales que complazcan los corazones de los anfitriones e invitados y no distraigan sus pensamientos.
Esto es de primordial importancia.
Debe penetrar muy profundamente en el corazón no dejando nada de lo exterior.

(Adaptación – Revista Esfinge - Fuente: boletín Heka)

domingo, 12 de enero de 2014

Curso Taller de Lectura Veloz

Lectura Veloz Cursos Nueva Acrópolis Santa Ana

Si tú:
  • Lees un párrafo y regresas porque no entendiste.
  • Dices que pasas horas estudiando.
  • Pasas más de 5 minutos en una página.
  • No te alcanza el tiempo.
  • Tienes que leer mucho para entregar un reporte y tienes muchas más tareas y exámenes por hacer.
  • Lees sílaba por sílaba o palabra por palabra, y eso hace que leas muy lento y te termine aburriendo la lectura.
¡Nunca más!

TU PUEDES MEJORAR CONSIDERABLEMENTE CON EL CURSO DE LECTURA VELOZ Y MEJORAR TU RENDIMIENTO

Aprenderás:
  • Leer rápidamente entre 750 y 1000 palabras por minuto. Con un 100% de comprensión (La mayoría lo hace entre 100 y 200 palabras por minuto).
  • Eliminar las regresiones y la vocalización mientras se lee.
  • Mayor atención, concentración y memoria.
  • Podrá sintetizar sus ideas a través de mapas mentales efectivos.
  • Mejorar tu rendimiento académico y laboral considerablemente.
  • Lo mejor es que tendrás más tiempo para tu familia, salir con tus amigos y disfrutar también de la vida!
DURACION: 3 Meses
¡PRIMERA CLASE GRATIS! Incluye test diagnóstico para conocer tu velocidad lectora.

¿No alcanzas a terminar de estudiar todas tus materias? ¿Te aburres rápidamente? ¿Sientes que no avanzas en tu material de estudio?

Aprovecha este Curso de Lectura Veloz y aprende las técnicas para leer rápidamente sin aburrirte, ampliar tu campo visual para leer más material, técnicas de diferenciación de palabras, para fortalecer la memoria y más.

¡Inscríbete! Mayor información vía correo electrónico: sede.santaana@acropolis.org.sv ó al Tel. 2440-1849 ó por Whatsapp 7842-9254.

Síguenos en Facebook: www.facebook.com/acropolissa

sábado, 11 de enero de 2014

Claves para Vivir Mejor con la Conferencia El Arte del Buen Vivir






“El buen vivir es cuestión de ser, más que de tener”
La tarde de este Viernes 24 de Enero del presente año, en Nueva Acrópolis Filial Santa Ana, realizamos nuestra conferencia mensual denominada  “El Arte del Buen Vivir”.
Entre los temas abordados tuvimos:
-       -  La Felicidad ¿Qué es el Buen Vivir?
-        -  El orden y Desorden ¿Qué reflejan de nosotros? ¿Dónde inicia tanto el orden como el desorden?
-         - Tips 100% prácticos de cómo ayudarnos a nosotros mismos para lograr un buen vivir;  transformando nuestra personalidad y entorno.
“El Buen Vivir es cuestión de Ser, más que de tener” afirmaba la directora, ya que el Buen Vivir se verá reflejado en nuestro actuar diario y en nuestros espacios, círculos amistosos, y la conquista de nuestras metas.
¿Deseas ampliar y conocer más sobre estos temas? Asiste al Curso de Liderazgo y Filosofía: Conéctate! Pide mayor información a los teléfonos: +(503) 2440-1849 o al Celular y Whatsapp 7842-9254.
Síguenos también en las redes sociales
Twitter: @acropolissa